lunes, 10 de julio de 2017

Cómo disfrutar de las apuestas online sin arruinarte

La proliferación de páginas web en las que uno puede apostar al evento deportivo más absurdo o visitar un casino y todas sus posibilidades de juego sin salir de casa, ha convertido en usuarios de estos portales de Internet a millones de personas en todo el mundo. Cuántos de ellos han obtenido un beneficio neto de sus experiencias es otro cantar.

Poker de ases

En este artículo nos proponemos analizar los errores más comunes cometidos por los apostadores virtuales y proponer algunas claves que ayuden a recoger algún fruto a quienes llevan tiempo intentando conseguir fortuna sin éxito.

La primera pregunta que se plantea al analizar este tema es obvia: ¿qué nos impulsa a querer jugar a la ruleta a través de la pantalla del ordenador, apostar al resultado de un partido de fútbol que ni siquiera teníamos pensado ver o a sentarnos a una mesa de live blackjack? Las respuestas son variadas: en algunos casos por aburrimiento y falta de actividades que nos mantengan ocupados en nuestro tiempo libre; en otros casos el efecto imitador de lo que algún amigo o conocido ha hecho antes (“si él ganó dinero apostando, yo también puedo”); a veces, simplemente, porque el ser humano necesita adrenalina para sentirse vivo.

Sea cual sea el motivo que lleve a cada uno a iniciarse en el mundo del juego virtual, hay una serie de consejos a tener en cuenta para que esa sea una experiencia placentera y hasta enriquecedora (nunca está de más aprender conceptos, ideas, estrategias, etcétera) y no acabe por convertirse en una carga o un gasto insoportable que añadir cada mes al alquiler, las facturas y las letras del coche.

El primer error de bulto es banalizar el juego e infravalorar o directamente ignorar su complejidad y su intríngulis. Hay quien cree que la ruleta es puro azar en el que rojo/negro o par/impar pueden caer al 50% de un lado u otro haciendo millonario o arruinando a quien se juega sus ahorros a negro y par. No es así. Dedicar un tiempo a entender la complejidad y el funcionamiento interno de cada juego de manera individual ayudará a minimizar las pérdidas ocasionadas por la ignorancia, siempre atrevida pero casi nunca triunfadora.

Hay otro error muy extendido entre quienes se introducen en el mundo de las apuestas online sin experiencia previa: el seguidismo. Que a un amigo le haya ido bien una vez apostando una gran cantidad de dinero a un equipo o deportista que no era favorito en un partido o competición, no significa que eso vaya a ocurrir siempre y, por extensión, que nosotros nos vayamos a beneficiar de esa estrategia. Crear nuestras propias estrategias y determinar nuestras posibilidades a través de análisis realistas, empíricos y fríos, es mucho más aconsejable que seguir las instrucciones de alguien que nos ha contado el 0,5% de las ocasiones en que ha hecho dinero y se calla el 99,5% restante en que pierde dinero.

Estudiar el terreno, conocer las reglas y peculiaridades de cada juego, y huir de consejos y retóricas no respaldados por la ciencia o la experiencia a largo plazo son los dos principales errores que nos pueden hacer desistir (en el mejor de los casos, en el peor absorbernos) de lo que, de manera razonada y bien planteada, puede ser un entretenimiento alternativo sano e incluso lucrativo dentro de las posibilidades realistas que nuestro presupuesto nos permita invertir. Nadie se hace rico en su primera semana jugando online pero tampoco todos caen en bancarrota después de un mes. En el término medio está la virtud.

0 comentarios:

Ganar dinero apostando en Betfair